+54 (11) 4863-5047
ipess@ipess.org.ar

Lun a Vie 10.00 - 19.00 hs

Por John Harlow
Para LA NACION

LONDRES (The Sunday Times).- La proverbial llave de casa ya no se recibe a los 21. Para los jóvenes contemporáneos, la adultez llega a los 35 años, según un estudio que se publicará el mes próximo.

La investigación indica que las difundidas pasantías laborales o de estudio entre los 20 y los 30, sumadas al creciente número de personas que, pasados los 30, siguen viviendo con sus padres y demoran su casamiento, están creando una generación de “adultos inexpertos”.

Sinead O´Connor, la estrella pop, y Sophie Marceau, la chica Bond, son celebridades de alto perfil que están alcanzando la verdadera madurez a los 35, afirma Stephen Richardson, un psicólogo social de San Diego, Estados Unidos.

En su investigación “Jóvenes occidentales: cómo se envejece lentamente”, Richardson sostiene que, para los 4,4 millones de norteamericanos y los 600.000 o más británicos que este año llegarán a los 35, el cumpleaños marcará la entrada a la adultez.

Sólo a esta edad, argumenta el especialista, las actitudes, los gustos y las aspiraciones de la gente de estos tiempos cambian en forma dramática.

“Cultural y psicológicamente, se convierten en lo que generaciones previas reconocían como adultos bien formados. Muchos de nosotros, y me incluyo, lo reconocíamos antes de esa edad”, confesó este académico de 39 años.

Richardson describe a los veinteañeros como “inexpertos” o “gorriones”. La alta inflación de los años 70, seguida por el reciente incremento en los precios inmobiliarios, ha elevado una barrera ante los jóvenes que están tratando de independizarse económicamente y ser adultos responsables.

“Incluso las viviendas más económicas se han vuelto tan caras que mucha gente sólo puede afrontarlas al juntarse con otra persona que trabaja, lo que para muchos representa una atemorizante perspectiva. En vez de eso, dejan el proyecto a un lado y viven con sus padres, destinando sus ingresos a un rango de elementos de consumo inimaginables treinta años atrás”, dijo este escritor proveniente de Cambridge.

Cambio de hábitos

La investigación de Richardson incluyó unas 200 personas, la mayoría de entre 20 y 40 años, y fue realizada en los últimos cinco años.

Sobre los resultados opina Helen Haste, profesora de psicología de la Bath University: “Cada vez más gente prolonga su etapa de estudiante. Esto significa que muchos aspectos de la vida adulta se retrasan, como la independencia económica”.

El estudio avivará el debate sobre el cambio de percepciones de la edad, causado en parte por el incremento de la expectativa de vida. Hoy, la mayoría de la gente vive siete años más que sus padres. La antigua consideración de que la adultez comienza a los 21, la edad media a los 40 y la avanzada a los 60 ya no es aplicable.

El reciente furor causado por Mick Jagger, que apareció en la tapa de la revista Saga, dirigida a los que superaron los 50, muestra cómo las percepciones están cambiando, especialmente entre la generación de los baby boomers . Sus integrantes nacieron en la prosperidad económica que siguió a la Segunda Guerra y envejecer, o incluso alcanzar la edad media, es todavía impensable para ellos.

Peter Francese, fundador de la revista American Demographics, afirma que sus investigaciones también indican que los 35 son la puerta de entrada en la madurez .

Tener hijos

“A los 25, la mayoría de los graduados son económicamente inútiles, casi inempleables, cambian de trabajo de un segundo a otro. ¿Cómo podemos llamarlos adultos? -dijo Francese-. Pero a los 35 comienzan a volverse serios, hablan de sus carreras y no de sus trabajos y, más importante aún, de tener hijos.”

Algunas veces, incluso los de 35 son considerados demasiado jóvenes para considerarse “crecidos”. El presidente George Bush, por ejemplo, ha rechazado muchas de las cosas que realizó antes de cumplir 40, como manejar bebido. Otros dudan de si la verdadera madurez es una bendición, después de todo.

Richard Peterson, profesor de sociología de la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, dijo haber descubierto que el umbral de los 30 es algo profundamente deprimente: “Los gustos musicales, lo que significa el rock and roll, se abandonan de repente. Los gustos se fosilizan. Las personas abandonan la música experimental y comienzan a escuchar jazz o clásica. Crecer no es todo lo fascinante que podría esperarse”.

http://www.lanacion.com.ar/01/09/05/sl_332924.asp
LA NACION | 05/09/2001 | Página 0 | Ciencia/Salud